Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Durante este mes de febrero el carnaval es la gran protagonista. Es una fiesta de larga tradición y una de las más populares.

Esta festividad es de origen pagano y se remonta a las celebraciones saturnales romanas realizadas en honor al dios Saturno, dios de la agricultura y también al dios Baco. Estaban ligadas al fin del invierno y a la entrada de la primavera. Tras la caída del Imperio Romano el cristianismo anuló algunas fiestas paganas y otras las adoptó y reconvirtió en fiestas religiosas.

El vocablo carnaval deriva del latín “carnem levare” (quitar la carne), hace referencia a la prohibición de comer carne durante la cuaresma, o cuarenta días;

es un periodo de ayuno, recogimiento y oración y llegaba hasta el Domingo de Resurrección en Semana Santa. En los días previos al inicio de la Cuaresma se hacía una despedida de la carne, ya que ésta se prohibía.

En la Edad media el carnaval era un periodo de crítica social donde se ridiculizaba a la iglesia, a la nobleza y a la realeza. Se hacían bailes, la gente se ocultaba bajo máscaras y disfraces, se hacían carrozas, desfiles... A través de esos disfraces y máscaras el pueblo encontraba en estas celebraciones un desahogo ante la opresión en la que vivían con la dinastía de los Austrias. Era el momento en que el anonimato del disfraz y la máscara te permitía ocultarte entre los estamentos sociales; las diferentes clases sociales se mezclaban por unos días. En el caso de Madrid el escenario de los carnavales tenía lugar en la Plaza Mayor. En general se percibía el carnaval como un periodo de permisividad y todo tipo de excesos eran permitidos, como lanzar huevos podridos a los que paseaban.

Las crónicas del siglo XVII dicen explícitamente: “…que ninguna persona osada de hacer ni vender huevos que llaman de azahar para tirar, ninguna persona sea osada los tres días de Carnestolendas de tirarlos. Ni pellas de nieve ni de otra cosa, ni echar mazas de estopa ni de otra cosa, ni tirar salvado ni harina, ni jeringazos de agua ni otra cosa, ni naranjas, ni traer ni dar vejigazos...”

También se representaban mojigangas, eran farsas, representaciones teatrales, que se representaban con disfraces y máscaras y tenían un carácter satírico y burlón. Las mojigangas eran muy frecuentes en esta época en el Siglo de Oro; estas mojigangas eran como el mundo al revés, la confusión y la parodia. Con la dinastía de los Austrias el carnaval tuvo mucho éxito con monarcas como Felipe IV y la Plaza Mayor de Madrid se vestía para esta ocasión. Eran los gremios de comerciantes y artesanos los que se encargaban de hacer representaciones, bailes...

Hasta principios del siglo XVIII no consta que hubiera bailes de máscaras, pero sí que la gente estaba disfrazada por las calles de Madrid. Con la dinastía de los Borbones se continuaron celebrando los carnavales pero hubo importantes prohibiciones a consecuencia de los excesos. Con Carlos III se llegaron prácticamente a prohibir con penas de multas y castigos. La iglesia y otros estamentos los consideraron costumbres de bárbaros. Durante el siglo XIX los carnavales volvieron a surgir entre el pueblo de Madrid.

Seguramente a día de hoy es una de las fiestas más antiguas que se siguen celebrando a nivel mundial. Por unos días el color y la fiesta se traslada a nuestras calles.