Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

¿Sabías qué… en nuestra España conservamos una tradición en la ciudad de Teruel, digna de figurar entre las más románticas del mundo?

Los turistas de Verona, una localidad italiana bella por demás, no prescinden de la visita a la “casa de Julieta”, el imposible amor de Romeo, los personajes inmortalizados por la pluma de Shakespeare. Y es que las figuras de los enamorados sometidos al fatalismo del destino, que aspiran a perpetuar su entrega en el refugio de un mundo mejor y más justo, tienen un poderoso atractivo para todos los públicos y en cualquier época. Véase el Tristán e Isolda de la opera de Wagner, o el Cyrano y Roxane de Edmond Rostand.

Pero no es menester ir tan lejos, porque en España tenemos a Isabel de Segura y a Diego Marcilla, oriundos de Teruel y unidos por la muerte, como no se les permitió estar en la vida. Esta tradición mezclada unos antecedentes históricos constituye una prenda de identidad de esta preciosa ciudad española, destino de viaje tan poco frecuente que la imaginación popular ha tenido que afirmar que SI EXISTE:

La historia acaecida en el siglo XIII relata que Isabel y Diego se enamoran pese a las grandes diferencias sociales, pues si ella es hija única de un hombre importante, el joven es muy pobre. Diego se propone borrar esa diferencia con su esfuerzo y valor y la pide que guarde su ausencia por un periodo de 5 años. Y así lo hace la joven que, resistiendo los esfuerzos de su padre por casarla con buenos partidos pide tiempo para madurar o invoca sentimientos religiosos. Pero finalmente tiene que ceder una vez cumplido el plazo. Y Diego, que regresa rico pero tarde precisamente el día de la boda, encuentra a su amor entregada a otro hombre.

Desesperado por la fatalidad del retraso y porque ella no quiere mancillar el sacramento matrimonial le pide tan solo un beso, que la joven le niega. El rechazo le resulta fatal y cae muerto a sus pies. Hasta el marido de Isabel piensa que ella ha sido demasiado dura. También lo piensa la recién casada que, antes del entierro se acerca al cuerpo yacente de Diego para entregarle al pie del sepulcro lo que le negó en vida. Y también a ella le alcanza la muerte sobre el cadáver del infortunado amante, porque en un momento fatal y triste perece también la enamorada Isabel.

La fundación “Los Amantes de Teruel” mantiene el recuerdo de esta tradición que puede admirarse en el soberbio mausoleo que le han erigido. Allí, el arte de Juan de Avalos y Taboada, ha recreado las figuras de los jóvenes, con la blanca mano de Isabel tendida, pero sin conseguir tomar la inerte de Diego. Bajo ambas estatuas yacentes, se conservan los cuerpos momificados de un hombre y de una mujer a los que abundante documentación relaciona con los “amantes”.

Hay sin embargo diferentes opiniones que sostienen que los cuerpos no corresponden a los antes citados, y mantienen un debate que por otra parte no quita a Teruel algo que ya es propio. Y es que la historia los tiene incorporados y los ha hecho tan suyos como las preciadas torres mudéjares que embellecen la ciudad.

Ya desde la “Escalinata de la estación”, una obra de Aniceto Marinas presenta un bello relieve en el que se describe el último momento de la vida de los infortunados amantes y le está cotando al visitante que esta ciudad es la que albergó la desdicha de Diego y de Isabel y que en ella vivirán para siempre.