Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

¿Sabias que… si vas a Roma no puedes perder la visita a la “Escalera Santa” de San Juan de Letrán?

Roma contiene tantos monumentos, ruinas y puntos históricos que el problema reside en la selección de las cosas que puedes ver en los escasos días que ofrecen los viajes habituales. Para los cristianos la Ciudad Eterna es el centro de difusión católica y para los no cristianos la base sobre la que se ha cimentado toda la cultura que construyó Europa. Esto, pese a los difusores de New Age, empeñados en destruir nuestra forma de vida sustituyéndola por un feroz paganismo. Allí los inicios de cristianismo se respiran en Santa María la Mayor, la exaltación a la cátedra de Pedro en la grandiosidad de los atrios del Vaticano, las predicaciones de Pedro y Pablo en San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros y San Pietro in Vincoli, las persecuciones en las catacumbas que albergaron las primeras comunidades, el martirio en el Coliseo… Al contemplar la magnificencia de éste último, estremece pensar que una civilización que llegara tan alto en arquitectura, ingeniería, comunicaciones y leyes, pudo pervertirse en la tremenda crueldad de disfrutar con la muerte de seres humanos, convirtiendo en un goce de los sentidos las torturas más despiadadas.

Puede pensarse que la experiencia de los inicios del cristianismo solo pudiera superarse al recorrer los Santos Lugares, pisados por nuestro Señor Jesucristo. Y sin embargo, allí mismo hay un espacio escenario directo del paso de Jesús al inicio de su Santa Pasión.

Santa Helena, madre del emperador Constantino, hizo trasladar de Jerusalén en el año 326 la escalera de acceso al palacio de Poncio Pilato. El edificio que ahora la alberga al lado de San Juan de Letrán, la primera Iglesia del mundo, fue construido por el papa Sixto V en el siglo XVI, convirtiéndose en oratorio privado de los pontífices. Son 28 escalones de mármol, protegidos con forrajes de nogal, que suben hasta el Santa Sanctórum y que los fieles ascienden de rodillas y solo de rodillas, uno a uno en un silencio solo interrumpido por las oraciones. Para las personas que no pueden o no desean subir en adoración, hay habilitadas otras escaleras de acceso.

Entonces llevaron a Jesús desde la casa de Caifás al tribunal del gobernador. Los judíos no entraron para no contaminarse y poder comer la Pascua (Juan 28-29)

Cuando Pilato supo que Jesús era de la provincia encargada al rey Herodes, se lo mandó, ya que Herodes se encontraba también en Jerusalén aquellos días.

Herodes, con sus guardias, lo trató con desprecio. Le puso por burla un manto blanco y lo envió de vuelta a Pilato (Lucas 23, 7. 11.)

Así pues, nuestro Señor Jesucristo pisó en esos escalones, ascendiendo al pretorio y bajando de él dos veces. La segunda, después de la flagelación y camino al calvario, ese mármol fue bendecido con su sangre, “una sola de cuyas gotas puede liberar de todos los crímenes al mundo entero”.

Por eso y porque esta visita no resulta muy anunciada entre los lugares de Roma, conviene conocer su situación y lo que encierra. A muchas personas les toma por sorpresa y sin tiempo a entender lo que acaban de ver.

Si alguien quiere y puede dentro de sus condición física, recorrer ese camino, recuerde al hacerlo que ha sido calificado como “el más santo de Roma y de todo el mundo”.