Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

El Comentario

Estamos viviendo momentos de gran tensión política y callejera propiciada por las locuras secesionistas de un grupo de políticos populistas, intransigentes y con odio, un odio feroz a España y a los valores que le han acompañado durante largos siglos de historia. Una historia que también la forjaron catalanes nacidos y no nacidos en Cataluña, pero que se sintieron, sobre todo, españoles formando parte de un todo que es nuestra nación “España”, aunque algunos dirigentes políticos quieren convertir a nuestra Nación en “Nación de naciones” una argumentación vacía, sin sentido ni respeto por nuestra historia, con el único objetivo de arañar unos votos para ser ungido con la varita y el manto de presidente de lo que quede de España.

Tras el desconcierto en el que se ha desarrollado el referéndum ideado por los separatistas, de espíritu enfermo y  retorcido, y la efectividad del Gobierno de Rajoy en defensa de la Constitución y de la Ley. Nos toca ahora esperar, si en Cataluña siguen provocando, el golpe de gracia con la aplicación del artículo 155; como reclama Albert Rivera, para defender la integridad española. Integridad cuyo menoscabo se inició cautelosa y astutamente desde el inicio mismo de las CCAA en nuestro Estado de Derecho por unos políticos que, de una manera u otra, aunque confesando de boca para afuera que acataban la Constitución -y no sólo es el caso de los catalanes-; siempre encontraban el momento oportuno y el lugar adecuado, incluso en el Congreso, para lanzar a los cuatro vientos que España tenía que promover espacios soberanistas para ciudadanos  que se inclinaban -como si el hecho fuera posible dentro de la UE- por una nación de naciones.

El Partido Popular se alza una vez más con la victoria en Alcorcón con 33.084 votos que equivalen al 35,38% de los votos emitidos.  Seguido a mucha distancia por Unidos Podemos con el 22,48% que corresponde a 21.02 votos, a continuación el PSOE con 20.679 votos y el 22,11% y por ultimo Ciudadanos que con 15.892 votos ha obtenido el 16,99%.

 

En la comparativa podemos ver la diferencia que existe entre el primer partido y ganador de las elecciones en nuestro municipio y el resto de partidos políticos que han concurrido a las elecciones:

 

Partido Popular: 33.084 votos

Unidos Podemos: 21.020 votos, con respecto al PP:   -12.064

PSOE: 20.679 Votos, con respecto al PP: -12.405

Ciudadanos: 15.892 votos, con respecto al PP: -17.192

 

                En algún otro artículo en este mismo medio me he referido al hecho de que las divisiones no son buenas para el desarrollo de los pueblos -¡qué digo para el desarrollo!-; no son buenas ni para la subsistencia de los mismos, ni tampoco para una célula familiar, ni siquiera para una comunidad de vecinos. Y para reforzar esta reflexión ante los lectores, citaba yo el Evangelio de San Mateo, cap. 12, ver. 25; que dice textualmente en palabras de Jesucristo: “Todo reino dividido en bandos queda devastado, y toda ciudad y casa dividida no podrá subsistir”.

Isidro Catela Marcos.

Preparado por P. Villalba

1.- ¿El Estado financia a la Iglesia?
Para su sostenimiento, la Iglesia no recibe nada de los Presupuestos Generales del Estado. Los contribuyentes eligen libre y voluntariamente, cada año, poner la X en la Declaración de la Renta. Esto supone, aproximadamente, un 25% del total de la financiación de la Iglesia.
El artículo 16 de la Constitución Española de 1978 establece que los poderes públicos “mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”.