Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

El Comentario

Pablo Villalba

  En España hay un problema serio y grave de natalidad.  Las ciudades españolas se están quedando sin niños, los parques de nuestras ciudades han perdido la alegría de los juegos y gritos infantiles. Exagero un poco, pero se va notando que los niños son cada vez menos. La natalidad cae año tras año, de tal manera que en siete comunidades autonómicas los decesos son más que los nacimientos.

Lara de Tucci

 “Traspasar la raya”. Esta era la definición que Alfredo Di Stéfano le deba a la llegada de la muerte con su particularísima filosofía de entender las cosas de esta vida, y, muy especialmente, las cosas referidas al fútbol; para el que él había nacido allá en su Argentina natal; dotándolo Dios de unas aptitudes tan asombrosas para este deporte, que, sin su concurso, el mundo de la pelota -así llamaba don Alfredo al balón- habría carecido del maestro insigne que lo interpretó acertadamente en todos los terrenos de juego donde actuó.

Lara de Tucci

 Cuando en el número seis de la revista Alcorcón Siglo XXI, en octubre del año pasado, publiqué el artículo “La luz al final del túnel”, en el que me hacía eco de que la tremenda crisis había tocado fondo y comenzaba, aunque tímidamente, el resurgir de la recuperación económica, fueron pocos los que le concedieron credibilidad a lo que comentaba; pues hubo lectores que incluso me abordaron diciéndome que no fuera tan iluso: que la recesión económica  necesitaría años para solventarse, y eso que la prima de riesgo, por entonces, había bajado unos 400 puntos en menos de un año. Lo que le iba a suponer a España el ahorro de 15.000 millones de intereses en menos de diez años, y eso también que nuestro país evitó caer, gracias a Dios y a la acertada manera de actuar de Rajoy, en el precipicio del rescate económico que los menos entendidos (?) pedían para nosotros.

Lara de Tucci

 Aunque el sistema monárquico es beneficioso, económicamente hablando, para España -que lo es en verdad-, mucho más beneficioso que cualquier otra forma de gobierno; sin embargo, en fechas de la coronación de Felipe VI, hay que eludir un poco este tema referido a la economía para centrarse más bien en el prestigio que la realeza le confiere a nuestro país incluso más allá de nuestras fronteras. Prestigio  que podemos constatar con sólo curiosear la mayoría de las revistas llamadas “del corazón” de las repúblicas que nos rodean.

Lara de Tucci

 

  “Mi hijo encarna la estabilidad” es una de las principales frases que Don Juan Carlos dijo en el breve discurso del anuncio de su abdicación. Un hecho histórico sin precedentes en España, que nos ha cogido a todos de sorpresa, incluso a los comentaristas y observadores políticos, enfrascados aún todos ellos, profesionales de la información, en las referencias de las pasadas elecciones europeas y en lo que van a suponer para la sociedad los resultados de las urnas y todo lo que puedan dar de sí en el Parlamento de la UE; argumentos que ha pasado a un segundo plano ante el “impulso a la renovación a la Corona -frase también del Rey- en la persona del Príncipe Felipe.