Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

 Dr. D. Eduardo Collado Sánchez - Médico de Familia en Alcorcón

Primera parte: 

En esta ocasión vamos a repasar nuestros conocimientos sobre las vacunas, teniendo especial incidencia en la próxima “vacuna de la gripe”.

ay dos motivos fundamentalmente  para repasar este tema, de una parte el movimiento inexplicable de rechazo de la vacunación, y de otro las consecuencias que últimamente hemos visto en los medios de comunicación con consecuencias de muerte por dicho rechazo.

¿En qué se fundamenta dicho rechazo?. Por una parte la inclusión en el organismo de microbios potencialmente peligrosos, cuando en la realidad la vacunación se realiza con microbios debilitados o muertos, o sus toxinas o una de sus proteínas de superficie. Por otra parte motivos religiosos, puesto que según algunos no podemos oponernos a los designios de Dios. Tontería mayúscula, puesto que si fuera verdad, Dios no nos habría concedido la capacidad intelectiva para poder evolucionar.

La efectividad de la vacunación ha sido ampliamente estudiada y confirmada, ha erradicado la Viruela y está en periodo de extinción, o al menos una gran restricción, de enfermedades como la Polio, el Tétanos, Sarampión etc. Hasta el punto que los médicos recientes no han visto en su ejercicio, prácticamente, casos de Sarampión, difteria, polio, tétanos, etc. y todo ello debido a la obligatoriedad de dichas vacunas y los calendarios de vacunación revisables.

CLASIFICACIÓN:

Dos grandes grupos:

  1. Vacunas vivas atenuadas
  2. Vacunas inactivadas

Existen varios tipos de obtención:

Vacunas avirulentas, preparadas a partir de formas no peligrosas de microorganismos patógenos.

Vacunas purificadas a partir de organismos muertos o inactivados.

Antígenos purificados.

Vacunas genéticas.

Se administran por mediación de una inyección o por vía oral.

ORIGEN DE LAS VACUNAS

En 196 un médico  rural de Inglaterra Eduard Jenner, observó que los recolectores de leche adquirían unas lesiones pustulosas en las manos, parecidas a las que se producían en los pacientes afectados por la viruela, pero que cursaban espontáneamente sin grandes problemas. Y ninguno de ellos padecía la enfermedad en las distintas epidemias que se iban produciendo. Jenner tomó fluido de las lesiones producidas en las manos de una granjera Sarah Nelmes e inoculó dicho fluido, mediante inyección, en el brazo de un niño de 8 años, James Phipps. El niño mostró síntomas de la infección de viruela bovina. Cuarenta y ocho días después de que Phipps se hubiera recuperado completamente de la enfermedad, el doctor Jenner le inyectó al niño infección de viruela humana, pero esta vez no mostró ningún síntoma de enfermedad. Había nacido la “vacunación de la Viruela”, que varios siglos después ha erradicado la enfermedad en todo el mundo.

La segunda generación de vacunas fue introducida en 1880 por el médico francés Louis Pasteur que desarrolló las vacunas contra el cólera aviar y el ántrax. A él le debemos el nombre de vacuna y vacunación que proviene de la palabra latina “vacca” en honor a Jenner.

A lo largo del siglo XIX el desarrollo y adopción de vacunas se consideraba como motivo de orgullo nacional, instaurándose la vacunas de la rabia, tétanos, difteria y peste, aprobándose calendarios de vacunaciones obligatorias. En el siglo XX se introdujeron varias vacunas más de forma exitosa, sarampión, parotiditis y rubeola., así como la tos ferina, tétanos, tuberculosis, gripe, poliomielitis por vía oral, neumonía, meningitis, hepatitis B, etc.