Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Para cualquiera que mirara la cuestión catalana con los dos ojos, estaba claro que en 50 días no podían deshacerse los atropellos cometidos por los golpistas durante cuarenta años. Y como la realidad nos prevenía de que el gobierno central, con el anuncio urgente de elecciones, aceptaba implícitamente el engranaje independentista, todo aquel que no fuera un ciego de condición deducía que, pasadas las elecciones, el independentismo estaría tanto o más fuerte de lo que lo estaba previamente.

Del mismo modo veíamos venir la estrepitosa derrota de una derecha y una izquierda traidoras –PP, PSOE- que han pagado las gabelas de sus graduales y delictivos pactos con la Generalidad: vosotros nos respaldáis en Madrid y nosotros hacemos la vista gorda en Cataluña. Pero ese indeseable mirar para otro lado que el bipartidismo hubiera eternizado, ya no da más de sí debido al despotismo de unos separatistas que a base de propaganda cultural y social, adoctrinamientos y abusos de poder, se han creído sus propias fantochadas, arrogándose la jactancia de proclamar una fantasmal y utópica República. 

Mas como no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre, el gran pecado del PP (del PSOE y del resto de las izquierdas resentidas no merece la pena hablar por ser partidos históricamente hispanófobos) ha consistido en que, pese a haber alcanzado en su día una amplia mayoría absoluta, consintió en hacer compadres, mediante su indolencia o su incapacidad o su cobardía, y dejando indefensos ideológicamente a sus electores, a la laya separatista, a la ralea de izquierdas resentidas en general y a un PSOE al borde de la desaparición en particular, además de a los jueces sectarios y a los medios de comunicación enemigos suyos y de la Patria.

Parafraseando al genial Shakespeare, y refiriéndonos a naturalezas como la de Rajoy, podemos decir: no eres honrado; o si te inclinas a serlo, eres un cobarde que deserta de la honradez, absteniéndote de practicar la acción debida; o si no, hay que considerarte muy negligente en los serios cargos que te han sido confiados, o un imbécil que ves ejecutar una intriga en tu propia casa y lo tomas todo por inocente juego.

Porque el pecado no es sólo del que incumple la ley, sino también del que estando obligado a hacerla cumplir, se abstiene de ello. Este país se ha convertido en una cloaca. Si algo hubo en él de justo y noble ha entrado en descomposición. Como toda esta infame patulea corrupta que aplica el derecho en función de su deseo de no perder el poder, nos ha declarado la guerra, tenemos que ser lo suficientemente avisados para replicarlos con una astucia de guerra, pues si todavía alguien entre el pueblo llano acepta estas conchabanzas, bien puede decirse que o padece ceguera absoluta o se mueve por intereses particulares o consignas. Y gente así no nos vale en esta hora en la que no existe otra alternativa que la de luchar o rendirse. 

La farsa es tan escandalosa que los partidos y los políticos que han patrocinado el golpe de Estado catalán, ni han sido inhabilitados, ni han mostrado propósito de enmienda, antes bien han establecido una permanente voluntad de seguir delinquiendo. Puigdemont, fugado, paseándose ufano por Bruselas. La Fiscalía, sin hacer más sangre que la imprescindible para cubrir el expediente. Los centros que educan a los niños en el odio a España, sin castigo. Los mozos de escuadra, tan campantes, sin depurar. Méndez-Vigo, ministro de cultura: “El Gobierno vería con agrado que Puigdemont se presentara a las elecciones”.

Con un Gobierno de pusilánimes y acomplejados en la Moncloa y unas izquierdas que se crispan al oír el himno nacional, no es posible hacer frente a los sediciosos. Quienes han creado el problema no pueden ser la solución. Y como a estas alturas está claro que sin desmontar dichas estructuras de poder alzadas por traidores y mamarrachos no hay salida, la comunidad de hombres libres y sensatos es la que conscientemente debe fijar el derecho y construir su propio sistema. En todo dilema de este tipo, en toda controversia con sectarios, sobran diálogos y concesiones.

Dijo Tito Livio que cuando la situación es adversa y la esperanza poca, las determinaciones fuertes son las más seguras. Mas la esperanza en retomar el buen camino no es pequeña, sino absoluta. Estamos cansados de callarnos y muchos catalanes españoles lo están también de esconderse. Hablemos y mostrémonos. 

Exijamos una educación humanista y una cultura libre; el fin de las subvenciones intolerables, del clientelismo, de la inmersión lingüística, de la corrupción generalizada, de la siembra de odios… Exijamos una ley electoral igualitaria; la prohibición de los partidos separatistas y pro terroristas. Exijamos la supresión de las autonomías y una justicia independiente. ¡Más banderas y gritemos bien alto; que se nos oiga, que se nos escuche! ¡Por una España firme y unida; más libre, más justa, más segura de su futuro! Exijamos Deber, Honor, Patria.