Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Los que alimentan las controversias, poniendo la democracia española en tela de juicio, no cesan en su empeño de sembrar confusiones de esas que llenan de entusiasmo a quienes les gustaría que todo fuera mal entre nosotros, en nuestro país. Esos que son unos irreflexivos -irreflexivos compulsivos ellos, ya lo apunté en otra ocasión- por no acudir a fuentes informativas en las que prevalece la verdad por encima de otras connotaciones sin razones de credibilidad. Y confusiones, por otra parte, que les sirven de continuo apoyo a quienes las fomentan para estar ellos y ellas en la cresta de la ola política como destacados figurantes -cobrando, eso sí, del Erario público- comprometidos en enseñarnos modos de actuación que sólo calan en los que no valen para la meditación.

Escribo sobre esto de las controversias, por el hecho de que han surgido, entre los políticos catalanes y entre otros que no son de allí, personajes que ponen muy en duda la democracia y la libertad de expresión que nos garantizan los artículos de la Constitución. Incluso los hay en Cataluña que hablan de “dictadura española”, señalando a la Corona y a los gobernantes democráticos salidos de las urnas como garantes de una parodia que sólo es una farsa de la auténtica libertad que teníamos que disfrutar. E, incluso, al extranjero están llegando noticias nuestras que propagan el “sometimiento político” (?) que estamos sufriendo en tierras ibéricas.

Claro que, en el extranjero, dado el torbellino institucional que vienen promoviendo desde hace muchos meses Artur Mas, Puigdemont y otros como ellos, parece ser que se están cuestionando bastantes formas de expresión de esas que políticos y medios catalanes desnortados propagan entre poblaciones de fuera de España; cuyos miembros, como apunto, ya empiezan a entender que las razones de independencia esgrimidas son únicamente argumentos de inútiles politiquillos -inútiles y malos también- que se formaron una idea de “España donde los nacionalismos fueran esas garantías de libertad que acabaran con las formas dictatoriales”; las que ellos ven por todas partes en la gran porción de la Península Ibérica que habitamos.

Incluso en los países de la UE, entre los observadores y corresponsales, se están haciendo comparaciones para corregir polémicas y demostrar que las libertades públicas en nuestro país son de mayor garantía y efectividad que en otras naciones de nuestro entorno; como pueden ser la misma Francia, Bélgica -país este preferido por Puigdemont para vivir sus desventuras-, Italia e, incluso, más lejos aún: los Estados Unidos de América. Y en estos lugares se está notando que dichos observadores y corresponsales están volviendo la vista atrás, escudriñan en las hemerotecas y se informan detalladamente de la realidad política que ha desarrollado España en los últimos cuarenta años.

Y, consecuentemente, con capacidad manifiesta, a excepción de los sectores de siempre, que conviven con nosotros desde los tiempos de la Inquisición, no tienen más remedio que informar que los errores democráticos son en exclusiva de los que machaconamente están reclamando desde hace años una independencia en Cataluña que no hay por dónde cogerla. Con unas deficiencias de perspectivas separatistas que dejan atónitos a quienes no se dejan manipular; como pueden ser los que observan cómo en España cobran de las arcas públicas -ya lo referí antes- los que abjuran de la Carta Marta, los que reclaman una república catalana, los que se burlan de los símbolos de la Patria y, también, los que acusan, amenazando con llevarlos a los tribunales, a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; al tiempo que defienden a quienes los provocan.

En este apartado de acusaciones contra todo lo democráticamente establecido, incluida la unidad de España, bien merece un apartado la alcaldesa de Barcelona; que no sabemos dónde habrá aprendido la tal Ada Colau las artes políticas para ser alcaldesa de una gran ciudad: “por las miles de personas que sufrieron cargas policiales el 1-O -dijo exageradamente-, que el Monarca pida perdón por las tesis más duras y represivas”. “Que pida perdón si quiere que yo asista con él a la recepción de la Mobile World Congress”. Tendría que ser ella la que pidiera perdón a los barceloneses; pues, por culpa de sus maniqueos, está en juego el que la Ciudad Condal sea sede permanente de dicho Congreso. Lo que contribuiría con la sangría de puestos de trabajo que Barcelona ya está perdiendo a causa de la fuga de empresas que esta señora y los de sus tendencias le están ocasionando a Cataluña.