Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

¿Sabías que… la famosa Puerta de Bisagra, coronada por un Ángel Custodio, posee una curiosa leyenda?

La entrada a la ciudad de Toledo se hacía por la puerta de Bisagra controlando el paso de personas, animales e impuestos sobre toda la mercadería que pasaba bajo su arco. Todas las actividades protocolarias, militares y festivas atravesaban este acceso principal a la ciudad. De estilo renacentista, fue reconstruida en los reinados de Carlos I y Felipe II. Está formada por un arco de medio punto con sillares almohadillados, sobre el que campea un gran escudo de la Ciudad Imperial, con su águila bicéfala. A ambos lados dos torreones almenados y coronando el imponente conjunto el Ángel Custodio de la ciudad. Diseñada por Alonso de Covarrubias, sus obras finalizaron hacia 1576 bajo la dirección de Nicolás Vergara, el Mozo.

Como en todas las grandes urbes de la Edad Media la peste hacia incursiones regulares sobre los habitantes de las grandes concentraciones humanas. En aquellos tiempos el tratamiento o eliminación de los residuos orgánicos era prácticamente nulo y los puntos de recogida de agua potable se compartían con reses y animales domésticos. El suministro de agua potable abundante en el rio que corría a los pies de la ciudad, era un serio problema si pensamos en que había que salvar un desnivel de 100 metros para llegar a la población. En la época romana se utilizaba un acueducto sifón que por el principio de Pascal, acumulaba el agua en un depósito llamado la cueva de Hércules. Los musulmanes encontraron este sistema en ruinas y se ayudaron primero con una noria para salvar el desnivel y luego acarreándola con burros.

Un curioso ingenio, el llamado Artificio de Juanelo, diseñado por el ingeniero hispano-milanés Juanelo Turriano, creó una maquina hidráulica con un salario de 8000 ducados del rey y con una renta de 1900 ducados de la ciudad para él y sus sucesores. Turriano terminó el ingenio en 4 años, y subía de manera eficiente agua a la ciudad gracias a un sistema hidráulico complejo donde intervenían palas y ruedas. La primera subida de agua tuvo lugar en 1569 y suministraba a la ciudad 14.100 litros de agua al día, que era una vez y media lo pactado. Sin embargo, la ciudad no quiso pagar, debido a que el agua se almacenaba en el alcázar de Toledo y, por tanto, era para uso del rey y no de la ciudad. Finalmente el artificio se estropeó y hubo de volver al sistema del acarreo con burros.

Por eso la peste siguió haciendo presencia en determinadas épocas. Hoy sabemos que se trataba de cólera, fiebres tifoideas y salmonelosis, pero todos la conocían por aquel nombre espantoso.

“Y sucedió que en un aciago día la peste quiso entrar en la ciudad. El Ángel guardián en lo alto de la puerta la detuvo con su espada. Pero ella le dijo que si le permitía el paso solo mataría a siete.

El ángel pensó que si la impedía el paso entraría por otro sitio donde el no pudiese detenerla y se llevaría muchas más vidas por lo que el trato era ventajoso y la dejo entrar en Toledo. Entro la peste y empezó a hacer su labor, pero en vez de detenerse murieron siete mil personas.

Y cuando la peste abandonaba la ciudad por la misma puerta, el ángel le reprochó: “Me dijiste que sólo matarías a siete y has matado a siete mil”, a lo que la peste respondió:

“Yo sólo maté a siete, a los otros los mató el terror”.