Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

          Recordar hoy a este marino, descubridor, humanista, escritor, matemático y cosmógrafo (y solo por uno de sus hechos) es rendir agradecimiento a aquella grey de héroes del siglo XVI que fructificaron con sus hazañas y también con sus fracasos un imperio español respetado en el mundo. Y conocer de los sufrimientos increíbles que gastaron sus vidas y haciendas para caer luego en un injusto olvido.

          Descubierto el paso del Estrecho de Magallanes, Felipe II aprobó un proyecto para establecer allí un fuerte que asegurara el control y dominio de aquel estratégico punto del Virreinato de Perú (1580)

         Nombrado Pedro de Sarmiento Gobernador del Estrecho armó una flota de 25 naves con 2500 hombres dirigido por Diego Flores de Valdez. En septiembre de 1581 zarparon de San Lucas de Barrameda para enfrentarse a una tempestad que les hundió 4 naves. Tuvieron que volver a puerto, y en diciembre se hicieron de nuevo a la mar ya con 16 navíos. Al hacer escala en Cabo Verde hubo muertes y deserciones, que se repitieron al siguiente año, marzo de 1582, en la arribada a Rio de Janeiro. Después de 6 meses esperando bonanza zarparon hacia el Rio de la Plata. En Buenos Aires la tropa desembarco para llegar a Chile por tierra. En diciembre 5 naves trataron de ganar el estrecho pero el mal tiempo los rechazó de vuelta a Buenos Aires.

         Un nuevo intento en diciembre de 1583 con 5 naves y 583 hombres pudo ganar por fin el estrecho, aunque el mal tiempo le empujo hasta el cabo Vírgenes. Allí, en febrero, dos años y medio después de la salida pudo tomarse posesión de aquellas tierras en nombre de España y fundar la Ciudad del Nombre de Jesús. Ante los temporales, 4 naves se vieron obligadas a regresar quedando solo la Santa María de Castro y 340 pobladores. Pero el sitio no podía albergar a toda la colonia y hubo que dividir la población y adentrarse por tierra hasta el lugar de la primera arribada. Allí se fundó la ciudad del Rey don Felipe, muy cerca de la actual Punta Arenas. Después de establecerla, zarpó para España en búsqueda de víveres, pero una tormenta destruyó el barco salvando la vida por milagro Sarmiento y unos pocos marinos. Desde Bahía y con un barco pequeño volvió a intentar el socorro de ambas poblaciones, pero otra tempestad le obligó a arrojar toda la carga.

          En 1586 emprendió regreso a España para volver con ayuda, pero el pirata ingles Walter Raleigh ataco el mercante le hizo prisionero y le llevó a Inglaterra. Tuvo la fortuna de que Isabel II lo pusiese en libertad con un mensaje para Felipe II. Sin embargo no terminaban las desgracias de Sarmiento. Al pasar por Paris los hugonotes le capturaron encerrándole en una prisión hasta que España pagase un elevado rescate. Cuando este fue pagado y Pedro Sarmiento regresó a España, habían transcurrido casi 10 años de su partida.

          Mientras tanto, sin recibir auxilios, las penalidades de la colonia fueron en aumento. En 1587, el corsario ingles Thomas Cavendish pasó por la Ciudad del Rey Felipe encontrando vivos solo a 15 personas de los 300 pobladores originales. Encontró una ciudad bien trazada, abastecida de agua y leña de las que hizo buen uso llevándose con él hasta la artillería española y ante tal mortandad le puso el sobrenombre de “Puerto del Hambre”. El último superviviente fue rescatado en 1590 por otro navío inglés.

           Hoy, cuando toda la dificultad de un viaje a la Tierra del Fuego, se reduce a concretar horarios y forma de pago, ¿podemos siquiera imaginar el pavoroso precio que supuso la conquista de aquellas tierras?