Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

En el artículo de la anterior revista se trataba acerca de las glosas Emilianenses y Silenses como uno de los primeros documentos escritos, de finales del siglo X, en lengua romance, posiblemente en un primigenio castellano. En este  artículo que sigue se pone en conocimiento  otro descubrimiento y estudio lingüístico que ocurrió recientemente, en 1995,  que viene a  confirmar que el origen del castellano se adelanta casi 200 años antes y sus orígenes se situarían en el monasterio de Valpuesta, en la actual provincia de Burgos. Estos son los llamados Cartularios o Becerros de Valpuesta

Los Cartularios de Valpuesta son una serie de documentos del siglo XII que, a su vez, son copias de otros documentos, algunos de los cuales se remontan al siglo IX, si bien la autenticidad de algunos de ellos es discutida. Están escritos en un latín muy tardío que trasluce algunos elementos propios de un dialecto romance hispánico que ya se corresponde con las características propias del castellano. como testimonios que contienen «las huellas más primitivas del castellano». En noviembre de 2010, la Real Academia Española avaló estos  cartularios anteriores pues a las glosas Emilianenses que, en la práctica, dinamita el ya cuestionado mito de estas  Glosas  como primer texto y  a San Millán de la Cogolla (Rioja) como cuna del castellano Así pues el primer testimonio escrito del castellano retrocede dos siglos atrás en el tiempo, del XI al IX, y viaja de La Rioja a Castilla y León.

El franciscano Saturnino Ruiz de Loizaga, paleógrafo del Archivo Vaticano, fue el principal investigador en el estudio y difusión de los manuscritos valpostanos. En 1995 publicaba Los cartularios Gótico y Galicano de Santa María de Valpuesta.

El Monasterio de Valpuesta fue durante casi trescientos años no sólo uno de los más florecientes del norte de España en tiempos en los que el monacato era una de las máximas aspiraciones de cualquier cristiano, sino centro regulador de otros monasterios e iglesias, avanzadilla de la Reconquista, y foco de explotación agraria de gentes de su entorno.

Los Cartularios o  o Becerros  de Valpuesta  ( llamados así por estar escritos en pergamino o piel de cordero)  denominados «Gótico» por estar producido en el contexto del sistema escriturario visigótico, y «Galicano» por estar escrito en letra carolina son documentos latinos referentes al Monasterio de Santa María de Valpuesta  escritos en pleno romance castellano, al igual que sucede con otras lenguas iberorrománicas, que mostrarán los primeros testimonios de una lengua  romance, el castellano, ya plenamente desarrollado a comienzos del siglo xiii. Abarcan textos fechados desde el año 804 hasta 1200. Estos documentos latinos entreverán rasgos propios de lo que serán las lenguas romances que permiten aproximarse al protorromance hablado en esta zona desde el siglo ix al xii.

El más importante en este sentido es el llamado “cartulario gótico” y también denominado “Becerro Gótico” por utilizar dicho material, es un códice visigótico compuesto por 113 páginas y transcrito por 34 amanuenses diferentes, algunos de los cuales se remontan a principios del siglo IX (año 908 el más antiguo).Su contenido es la recopilación de documentos relacionados con la propiedad en el pequeño condado de Castilla que existía en ese momento (que sólo comprendía el sur de Cantabria, norte de Burgos y quizá alguna pequeña zona de lo que hoy es el oeste de Álava).

El   día 5 de noviembre de 2010, en el marco de la Real Academia de la Lengua, se presentó en una reproducción facsímil la edición crítica de estos dos cartularios, testimonios únicos sobre el origen de la lengua castellana, que son la base de la actual lengua española, el vehículo de expresión y comunicación tanto de España como de toda

Hispanoamérica, así como la segunda lengua en otros numerosos países.