Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Escritor, periodista, político y abogado nicaragüense, fue vicepresidente de Nicaragua durante los años 1985-1990. En 1959 ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de León y un año después fundó la revista experimental literaria «Ventana», encabezando el movimiento literario del mismo nombre junto a Fernando Gordillo. En 1964 se graduó como doctor en Derecho, recibiendo la Medalla de Oro como mejor estudiante de su promoción. En 1968 y 1976 fue elegido secretario general de la Confederación de Universidades Centroamericanas (CSUCA), con sede en Costa Rica

En palabras del director de la Real Academia de la Lengua  “es un maestro de narradores y no solo el primer escritor nicaragüense que gana el Cervantes, sino centroamericano, algo especial cuando acabamos de celebrar hace un año el centenario de Rubén Darío, renovador de la poesía en castellano. Ramírez es digno heredero de la huella que dejó”. Y también admirador con sanos remedios desmitificadores de su figura, como hizo en Margarita está linda la mar y en otras obras suyas, como Mil y una muertes, donde en una suerte de brillante narración trufada de varios géneros, lo mezcla con otras figuras legendarias como Flaubert o Chopin.

Sergio Ramírez inició su carrera literaria como escritor de cuentos: «El estudiante» (1960). En 1970 aparece su primera novela, «Tiempo de fulgor», alternando, hasta hoy día, la narrativa con el ensayo y el periodismo. En Nicaragua, en 1977, encabezó el grupo opositor de «Los Doce» integrado por intelectuales, empresarios, sacerdotes y dirigentes civiles, en apoyo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en lucha contra el régimen del presidente nicaragüense Somoza. Dos años después forma parte del gobierno de Nicaragua junto al político Daniel Ortega, retirándose de la política en 1996 para dedicarse a la literatura.

Ha cultivado el cuento, la novela y el ensayo, entre otros géneros, y ha recibido galardones como el Alfaguara de novela por "Margarita, está linda la mar" (1998), el Dashiell Hammett (1990) por "Castigo divino" o el Iberoamericano de Letras José Donoso (2011).

Ha publicado más de 55 libros, que han sido traducidos a más de 20 idiomas.

El fallo del premio dotado con 125.000 euros fue anunciado por el ministro Íñigo Méndez de Vigo, le llamó personalmente para comunicarle el fallo. Eran las siete de la mañana en Managua cuando marcó. “Es una buena manera de comenzar el día”, le dijo Ramírez.

Anticipó ya que, para el 23 de abril 2018, en Alcalá de Henares, cuando se lleve a cabo el acto de entrega del premio, ha pensado “hablar sobre la relación entre Cervantes y Rubén Darío. Es un gran vínculo literario. Viene de Garcilaso a Cervantes y de Cervantes a Darío, un renovador pero también un cervantino, y así lo dejó escrito en un soneto y en “Letanía de nuestro señor don Quijote»”.

Cuando un periodista quiso saber si recordó a su madre al conocer que había ganado el Cervantes, el autor nicaragüense subrayó: “Nunca dejo de pensar en ella. Fue mi maestra de literatura en la escuela secundaria y quien me impulsó a escribir. Me acercó a los clásicos españoles; por ella conocí a Cervantes y Quevedo, al Arcipreste de Hita, y también a los escritores modernos. En los años azarosos de la revolución, cada vez que volvía al pueblo donde nací, siempre me decía que no me olvidara que mi camino era la literatura. Mucho después le di la razón. Al fin le hice caso”.

Él mismo ha utilizado algunas de las experiencias de la lucha contra la dictadura en novelas y relatos recientemente ha aparecido un nuevo volumen de cuentos, Flores oscuras (Alfaguara), algunos de ellos también inspirados en vivencias y en personajes de la revolución.